jueves, 31 de marzo de 2016

Contestaciones a la Búsqueda


Una de las contestaciones vertidas en el juego de rol "La Búsqueda", de firmante anónimo y en el que varios amigos nos vimos inmersos hace poco mas de año. 






Pero... ¿qué es lo que me has hecho esta noche? 
¿Acaso has sido tú quien se ha presentado ante el umbral de mi puerta? 
¿Eras tú quien se ocultaba tras la máscara del guardián del umbral?
He soñado con una doncella cristalina, que se despojaba de sus vestiduras de batalla bajo el dintel de mi habitación, y me observaba con ojos transparentes y profundos.
¿Es este el encuentro profetizado?
Escaló sobre mis sabanas y conquistó mi cuerpo despojándome de todo, dominando mi pecho con su palma... dominando mi cadera con la suya. 
¿Que crueles embestidas fueron esas que sufrí? 
¿Acaso semejante forma de amarse la piel es posible? 
¿Puede un ser humano resistir tal cabalgarse sin vaciar su alma?
Entre estertores y deleites,  he de confesar... el descubrirme de pronto trascendido. ¿Era mio el falo penetrante? ¿O era yo el penetrado por su carne? Tal fusión, que a confusión llegare, ¿¡¡es posible!!??
Nuestros sudores se juntaron en un infinito mar de piel perlada por la lluvia interior, manando de nuestros poros abiertos por el gozoso éxtasis. 
Y como olas en constante embestida costera, una vez y otra... otra vez embiste y una siéntete embestir... explotando como si una lanza de luz me atravesase, abriendo cada vértebra, escalón tras escalón siendo dos cuerpos... hasta presenciar un embrión centelleante y ¡¡entonces!!
tan solo ver un cáliz derramado...

Y despertar... 
...con olor a cedro entre las sábanas y la sensación de que el aire de la habitación, contiene al universo entero.