sábado, 21 de febrero de 2015

Pues he caído

Tan solo un paso más,
y me detengo…
Y cuando caiga
honrad por mi a las víctimas de mis andares.
Cuando solloce
hacedme recordar, aquellos tumultos matinales.
Cuando me encoja
batidme
como baten las olas las costas de nuestros padres...
pues he caído…
Sin dejar tras mis pasos campos arados de trigo
he sollozado…
No curando mis lagrimas heridas a mis amigos
y me he encogido…
Incapaz,
de soportar los senderos que exige el destino.

Es la mordaz elocuencia mi fiel tropiezo
si a cada paso paciencia se torna huraña
y mientras tanto,
la fiel guadaña
toma por justa cosecha cuanto comienzo.

No soy yo, ni tu, ni el…
no somos todos
no somos nadie cuando creemos que somos
no somos uno sentado en su trono
no somos fieles cuando amamos al otro
no soy espejo… de mi mismo…
en tus ojos
Soy un enigma encerrado entre otros
otros enigmas encerrados en rostros
tan ciertos todos como el hielo es al frío
tal buen cubil segura aletarga a alimaña
y mientras tanto,
la fiel guadaña
voy afilando mientras sonrío.

Pues he caído
acercaros… 
¡me habéis vencido!
danzad al son de la ciencia, todos unidos
trovad místicos cantares, jubilo erguido
pues pesar de los andares 
pudo conmigo.
¡Ha sollozado!
ríen preñados los paladares
¡hase encogido!
Búrlanse reinas, dioses y zares
sin distinción muestran sus estigmas
cicatrices, ¡honor! lucen los enigmas
¿Quién el más alto ante un nuevo caído?
¿Acaso fue hermano, amante, o amigo?
¿importa eso a bestias que devoran entrañas?
mas mientras tanto
mi fiel guadaña
cosecha silente sus falsos latidos...
… ahora son míos...

...pues he caído.