jueves, 19 de enero de 2017

Trucos de Dirección: Haz presión con el tiempo real

El tiempo es uno de esos elementos que en la ficción se comporta como le da la gana. Nuestra imaginación a menudo ignora la coherencia temporal de las acciones de la partida, y por ello los jugadores se pueden despistar con facilidad de los sentimientos de urgencia que pretendemos transmitir.




La bomba va a estallar en tres minutos, decimos, y ellos creen tener tiempo de matar al malo, discutir sobre quién le dió el último golpe, robarse mutuamente la recompensa, salvar a los rehenes e incluso pelear entre ellos antes de intentar escap¡¡BOOOOOOOOM!! 

¡Dijimos tres minutos!

Si quieres que tus jugadores respeten el tiempo, o que se vean sometidos a la presión del tiempo de una manera aproximada a lo que sus personajes podrían sentir... emplea el tiempo. 

¿Cómo? Yo personalmente uso un reloj de arena con tres mediciones; en una misma pieza tiene una cara con 1 minuto, otra con 3 y otra con 5. 

Mira, aquí te pongo uno como el mio: 
https://www.amazon.es/RELOJ-ARENA-MEDICIONES-MINUTOS-MADERA/dp/B01JMR4BCY/ref=sr_1_7?s=kitchen&ie=UTF8&qid=1484848668&sr=1-7&keywords=reloj+arena+3+mediciones

U otro curioso:
https://www.amazon.es/Temporizador-Minutos-Seguridad-Madera-Decoraci%C3%B3n/dp/B01KBQC3I4/ref=sr_1_10?s=kitchen&ie=UTF8&qid=1484848668&sr=1-10&keywords=reloj+arena+3+mediciones

Y uno digital, que también molan:
https://www.amazon.es/Temporizador-LCD-cocina-temporizador-magnetico/dp/B01GKSW2E2/ref=sr_1_28?s=kitchen&ie=UTF8&qid=1484848677&sr=1-28&keywords=reloj+arena+3+mediciones

También es muy efectivo poner el cronómetro del móvil en el centro de la mesa en cuenta atrás o emplear una aplicación de pantalla completa para el ordenador. En estos casos mola mucho poner el sonido del mismo reloj si es posible para que el pasar del tiempo esté presente en todo momento en la mesa.


¿Cómo emplear este recurso?
  1. Lo ideal es realizar antes una pequeña advertencia de seriedad, aunque con dos o tres usos de este truco los jugadores se darán cuenta rápidamente de la seriedad que implica. Con decir algo como "De ahora en adelante, todo lo que se diga entra en partida" debería ser más que suficiente. 
  2. Calcula bien el tiempo que quieres entregar, si usas una cantidad demasiado pequeña corres el riesgo de que sea imposible y frustrante. Si usas demasiado tiempo la tensión no se transmitirá.
  3. Se fiel a las consecuencias. Esto es probablemente lo más importante. Cuando el tiempo se cumpla habrá una consecuencia que se debe ejecutar. Si realizas una fuerte amenaza no guardes una secreta esperanza de que los jugadores se sobrepongan a ella. Realizas una apuesta con tu autoridad como Dj y la mesa de juego (tu incluida) debe prepararse para asumir el resultado.
  4. Detén el tiempo del reloj solo si hay razones de suma importancia para hacerlo, como que lleguen la pizzas, caiga líquido sobre el portátil o que uno de vuestros hijos se despierte. Es posible que los jugadores intenten detenerlo para "razonar" cosas fuera de partida. Solo tu sabrás cuando es lícito pararlo o no, aplica el sentido común... pero sé cruel si buscas tensión.
Os recomiendo que al principio empleéis el reloj de arena o el cronómetro con relativa cautela. Usadlo para acontecimientos no vitales y acostumbraos a él como recurso antes de emplearlo en acciones definitivas, no vaya a ser que en la escena final de la partida ajustéis mal el tiempo y se convierta todo en una acción imposible.

Este recurso no es solo una forma de hacer presión psicológica sobre las acciones y decisiones de los jugadores, sino también de delimitar sus intervenciones, cuidándonos de que el ritmo de la partida no se vea interrumpido por monólogos innecesarios o excesivamente extensos.

Pongamos ejemplos, y considerad que al final de cada frase se coloca el reloj de arena en su posición:
  • Quiero saber qué siente tu personaje, y que nos lo expreses en 5 minutos.
  • ¿Así que tienes un coche? Vale, descríbelo en 2 minutos.
  • Claro, cazas, explícanos cómo si te apetece... pero hazlo en 4 minutos.
  • Al abrir las ventanas el paisaje desde tus aposentos es maravilloso. Explícanos cuánto en 4 minutos.
  • Mientras acompañáis de lejos al matón por las calles tenéis tiempo de compartir unas palabras antes de llegar al sitio. Tenéis 6 minutos de posible roleo.
  • El guardia hace la ronda delante de vuestra jaula, pasando cada 10 minutos.
  • Explícanos cómo consigue tu Pj todas esas cosas en el pueblo durante la tarde. Tienes 4 minutos.
  • Entonces veis al personaje de Sergio aparecer doblando la calle, describe tu Pj, tienes 4 minutos.
  • Vale, notáis como la nave se va hundiendo lentamente en el pantano... ¿sabéis cuanto tiempo tardará en hundirse con vosotros dentro? ¡Pues 7 minutos!
  • Descríbeme en tres minutos los olores del mercado de Arlán que tu personaje siente mientras lo llevan con los ojos vendados en la jaula.
Espero que este truco tan sencillo enriquezca vuestras partidas de rol, tanto aumentando la tensión cuando lo necesitéis como exigiendo síntesis en las intervenciones. Os puedo asegurar que tras emplearlo unas cuantas veces los jugadores observan el reloj de arena con una mirada muy intensa de preocupación y nerviosismo alegre. 



Por cierto, me olvidaba. También podéis, si os interesa, emplear el reloj de arena para vosotros mismos como directores de juego, para exigiros síntesis y entrenaros en las descripciones, algo que convertirá a este truco en un recurso quizá más aceptado por toda la mesa de juego :)

¿Lo habéis empleado de otro modo?
¿Qué otros trucos tenéis similares a este?