jueves, 1 de marzo de 2018

Y el personaje ante el espejo

Paul Delvaux - Mirror

Sin conocerte, me atrapas

me susurras desde una mirada incierta
desafiante y magnética,
reveladora. Muerta.
Me odias.

Yo te temo,
eres laberintos que insinúan pasados
en los que deseo perderme.
Sentir desde la visión de un ser que nunca fui,
descubrirnos recordando.
Me abofeteas, me impactas,
me interrogas... no hay tabúes.
Yo te observo, te imagino,
te estimulo...
Ambos preguntamos por qué.
¿Por qué sufriste aquello en la infancia?
Deseo explorarlo.
¿Por qué decidiste el horror en tu vida?
Deseo entenderlo.
¿Por qué decadencia en espirales ególatras?
Deseo justicia.
Soy deseo.

Por eso me visto de tus ojos y me duermo en tu mente.
Te incito e impulso, te manipulo y te exonero.

Hasta que aparece el espejo.
Bendigo y odio a quien lo crea.
Es mágico, vacío y cruel. Y tus ojos y los mios se encuentran.
Y me desvistes.
Y siento que, en ocasiones, no es un juego.
Creyéndome cazador de respuestas me revelas cazado en tus preguntas.

¿Por qué me has hecho sufir eso en la infancia?
¿Por qué decidiste el horror en mi vida?
¿Por qué tu egolatría me hunde en la decadencia?
¿Por qué, pudiendo elegirme, Dios cruel y sádico, me eliges esto?





Otras entradas

Si esto te mola...