jueves, 5 de noviembre de 2015

Pregunta 5ª: Localizacion característica

En la pregunta 2 comentamos que Highdell es un pueblo situado cerca de montañas, rodeado de bosque...  ¿Qué localización geográfica se encuentra cerca de Highdell y que le hace reconocible?


No demasiado lejos de Highdell, en dirección a septentrión, existe un amplio valle que desemboca en una poderosa depresión conocida por “el hachazo del primer rey”. Es un cañón de hermosos colores que se abre desde el valle de Aghaín hasta alcanzar el mar Driónico como una fisura divina. Tiene una profundidad de trescientas varas, y en su fondo el poderoso Randran guía sus aguas desde las montañas quebradas del Oeste hasta los mares mencionados del Este.
Este cañón, hermoso lugar donde los haya, es uno de los emblemas de Highdell, hasta el punto que a los hombre de nuestro pueblo se les conocía antaño como las manos del Randran, quizá por ser Highdell el último pueblo en beber ligeramente de sus aguas.

En el cañón de los susurros, un nombre entre los muchos que tiene, anidaban en el pasado todo tipo de aves que, hoy en día, pertenecen al folclore local. Cuando los mundos se separaron con el desamor de los dos soles, seis generaciones atrás, todas las criaturas feericas se retiraron al reino de Oberania, y entre ellas estaban los cientos sino miles de grifos que poblaban los valles del enorme cañón. Si, si… enorme. No hablamos de una fisurilla discreta en el suelo que acompañe al río unas cuantas jornadas de a pie. No… El cañón es, en su profundidad y anchura, sumada a toda su longitud, más amplio que todos los valles de la region. No será fácil encontrar a alguien que afirme haberlo recorrido entero y, desde luego será imposible topar con quien se haya adentrado en sus infinidad de cuevas y cavernas remotas.

Por su fondo hay un denso bosque por momentos, y el Randran forma igualmente amplias pozas y lagos, lagunas y cascadas durante su extenso recorrido. Además, nuestro cañón se divide una y otra vez junto a su rio compañero en in sinfín de acantilados y fiordos a tal punto, que muchos no dudan en denominarlo laberinto. Tampoco son pocas las leyendas asociadas a él, como pocas las ruinas de tiempos remotos que se dejan entrever entre la foresta o talladas en los acantilados.

Pero por fortuna para la buena gente de Highdell, un fornido puente lo cruza de sur a norte en una zona bien cercana al pueblo. Es la ruta de comercio, el camino principal que llega de septentrion. Por eso casi todos los habitantes del cercano y lejano norte conocen nuestro pueblo como “el final de la fisura”.