miércoles, 11 de noviembre de 2015

Pregunta 10: Describe las relaciones que puede tener Highdell con una de dichas comunidades


Si hablamos de comercio, nuestros ojos han de dirigirse a la costa, al Este, donde Primdell reina durante las noches estivales como una de las ciudades más luminosas y exuberantes del mundo.
Esto es así por sus exóticas tradiciones, heredadas de sus fundadores y de la lucha que mantuvieron contra el Reinos de Aros (bajo cuya corona se encuentra Highdell). Como decíamos, Primdell es una pequeña ciudad amurallada que fue fundada como colonia comercial por los Otavos unos trescientos años atrás ganando importancia rapidamente en el comercio marítimo por ser uno de los últimos puertos de abastecimiento antes de encararse al Gran azul, el Océano Harrio, que representa el límite del mundo hacia el Este.
Allí, como hacían sus antepasados, se rinde culto a las diez luces del día, como a los diez estados distintos que la luz del sol manifiesta durante el año. Tienen por tanto diez dioses de la luz, y tres oscuros dioses de las sombras, y todos son respetados y temidos a partes desiguales en toda clase de ritos cotidianos que convierten a Primdell en una ciudad luminosa digna de visitarse. Abundan las hogueras en sus tejados, las velas y los altares por doquier, y dentro de sus recintos amurallados, ya completamente devorados por el crecimiento natural de tan importante ciudad comercial, las callejuelas estrechas y los puentes forman toda clase de recodos por donde perderse buscando tiendas y mercados remotos.
Hemos de decir que Primdell, no es peligrosa. Ciertamente hay que conocer sus calles, no cualquiera puede estar en cualquier lado, pero más aya de esto, es un lugar lleno de posibilidades y cuyo puerto está repleto de todo tipo de banderas y amarres. Sus mercados estacionales tienen una inmensa variedad de productos y hay épocas en que los nuevos exotismos de las bodegas de los buques representan directamente información de pueblos desconocidos del remoto occidente o del lejano Norte, tanto por el contenido de tales bodegas como por las historias de los marineros que las cargaron.
Se encuentra a unas noventa millas de Highdell, y aunque es un importante y noble camino el que los une, hemos de reconocer que nuestro pequeño pueblo es bastante insignificante para tan vital capital comercial. Eso si, desde él en ocasiones, todo tipo de nuevos mercados y personajes se acercan a nuestro hermosos pueblo, dotándolo de movimiento y cambio, evitando que se establezca en una impenetrable rutina.