jueves, 19 de noviembre de 2015

Pregunta 19: Define una característica especial de una raza de fantasía que pertenezca a la ambientación de Highdell

Los Bholom son una familia de duendes del sueño especialmente singulares y simpáticos.
Petenecen a una estirpe de duendes que no existen ni en el mundo de Oberania ni en las tierras humanas. Viven entre mundos. 

De hecho, si preguntas a los más tradicionales duendes de Oberania te responderan que ni si quiera existen, que son más una leyenda simbólica que una estirpe o familia.
Cada uno de ellos tiene un cuerpo fisico, pero muchos cuerpos de los sueños. Por ello durante el día aparentan ser duendes normales y corrientes, pero durante la noche se convierten prácticamente en una familia de duendes en si mismos. Con distintas formas de actuar y ser cada uno de sus cuerpos, aun manteniendo una unica intención. 
Un duende Bholom, por tanto, tiene un cuerpo físico ,ientras está despierto. pero luego, durante el sueño, cuando viven de verdad, cada uno tiene quince o veinte cuerpos del sueño, que pueden haber reposado en lugares alejadísimos unos de otros. Pues para ellos, nuestro estado de "despierto" es su auténtico reposo.
Diríase que todos esos cuerpos hacen lo que el duende que son quiere, pero cada uno lo hace a su manera. 
Por si fuera poco esta rareza, los Bholom tienen la facultad de unir sus cuerpos de los sueños a los cuerpos de los sueños humanos, haciendo que los humanos y sus débiles cuerpos del sueño tengan las experiencias que ellos deseen. Transmitiendoles mensajes, curando sus cabezas heridas o regalandoles instantes de paz y felicidad, de rotorno de tiempos perdidos.

Por desgracia, en el pasado fueron muy persegidos entre los reinos de Oberania. Su estirpe fue acusada de soñar los sueños de la reina, de influenciar los sueños de los altos Duendes.   
Por ello, los pocos que quedaron depues de las dramaticas persecuciones fueron exiliados al reino de los humanos.

Hoy se ocultan de los demas seres feericos por temor a que las persecuciones vuelvan, haciéndose pasar por duendes comunes de cualquier estirpe y, en la medida en que puedan, formado familias dentro de las murallas humanas, en pueblos y ciudades que los acepten como son.